jueves, 18 de septiembre de 2008

LA MUJER LOBA (PUEBLO DAKOTA)

En los días y años que siguieron a esta historia, los miembros de la tribu se acordaron de replantear el may y fumar el tabaco sagrado. Lo hicieron en memoria de su Primera Madre y para agradecerle su sacrificio.
Había una vez una joven mujer que su matrimonio le traía sin cuidado. Todos los muchachos del poblado intentaron cortejarla, pero ninguno logro ganarse su corazón.
Al final, conoció a un hombre maravilloso a quien creyó poder entregarse en matrimonio. Solo impulso una condición para casarse con el: que le tratase siempre bien.
Sin embargo, poco Despues de la boda, el hombre incumplió su promesa, pues la criticaba a menudo y la golpeaba. Temiendo por su vida, la joven escapo de casa. Los hombres del poblado formaron numerosas partidas de búsqueda, pero no encontraron a la mujer. Un día, la mujer se encontró con un desconocido. No podía imaginar que, en realidad, no era en absoluto un hombre.
Era el jefe de los lobos. Segura que no la entregaría a su marido, la mujer le pregunto al jefe lobo si le podía dar comida, pues estaba hambrienta. El jefe lobo le extendió la mano y se ofreció a llevarla a su poblado.
Cuando llegaron al poblado, la mujer se encontró con una manada de lobos alrededor de una fogata, y fue cuando se dio cuenta de que el no era un hombre, sino un lobo. La condujo a una tipa y le pregunto que le apetecía comer. La mujer le contesto que quería carne de búfalo.
El jefe lobo ordenó a dos de sus lobos que salieran en busca de carne de búfalo. Cuando volvieron, el lobo le pregunto a la mujer que como debía preparar la carne y esta respondió que debía cocerla. Entonces el jefe lobo dio instrucciones de que abriesen un enorme fardo. La mujer supuso que había robado el contenido del fardo a los humanos. En el interior del fardo había una olla de hierro y unos cuchillos afilados. El lobo le pregunto a la mujer que debía hacer a continuación y esta le contesto que cortar a trozos la carne.
Le dieron un cuchillo y la mujer corto la carne. A continuación, arrojo la carne a la olla de agua hirviendo, cuando estuvo cocida, la mujer preparo la comida para toda la manada de lobos. La mujer vivió con los lobos durante meses, siempre al cuidado de la preparación de las comidas.
Una noche el jefe lobo le dijo a la mujer que los miembros de la tribu de ella habían salido a cazar búfalos, y que si zaguán avanzando en aquella dirección, llegarían al campamento de los lobos por la mañana. La mujer tenía que correr a su encuentro y desviarlos de su camino, pues matarían a los lobos si los encontraban.
Al día siguiente la mujer salio al encuentro de los cazadores, pero cuando se aproximo a ellos, empezó a marearse ante el olor de los humanos. Unos de los hombres la reconoció, pero la mujer les dijo que había estado viviendo con los lobos y que no quería regresar al poblado.
Los hombres le suplicaron que volviese con ellos, pero la mujer permaneció en silencio. Al final, les dijo que prosiguieran con su caza del búfalo, y que cuando volviesen a pasar por allí, le diesen las lenguas y la mejor parte de la carne. Los hombres estuvieron de acuerdo.
Cuando regresaron, le trajeron todo cuanto había pedido. La mujer cogió la carne y la esparció entre dos montañas. De pronto, las laderas se llenaron de lobos que corrieron hambrientos hasta la carn

La mujer regreso al poblado e hizo las paces con su marido: sabia que apartire de ese momento, él la trataría bien, pues había vivido entre lobos salvajes.

DESCUBRIENDO MITOS Y LEYENDAS


Videos tu.tv

REPRODUCTOR

Este sitio ha sido creado basándose en contenido recopilado de la web y algunas otras fuentes escritas. Todo ello ha sido colocado de buena fe y no se intenta violar la propiedad intelectual o copyright de ninguna persona u organización. En caso de que por alguna circunstancia ocurriera esto, se realizarán las acciones pertinentes.

CONTADOR


contador de visitas